jueves, 3 de julio de 2008

En la barra del bar (II)




Un calvo está hablando con un jorobado:
-¿Qué llevas en la mochila?
-¡Tu peine, cabrón!


Curiosillo empieza a confraternizar con los parroquianos.
-¿Qué te ha pasado en la oreja?
Le dice a uno.
-Mi mujer dejó la plancha encendida junto al teléfono. Alguien llamó, y cogí la plancha.
-¿Y en la otra oreja?
-Es que volvieron a llamar.

Curiosillo, escaldado de sólo pensarlo, se despide y se retira.


Se encuentra un poco mareado y se tumba en la acera. Un guardia le pregunta:
-¿Qué hace ahí?
-Todas las casas me dan vueltas... Estoy esperando a que pase la mía para meterme dentro.


Por fin consigue llegar a casa. Su mujer, al verle, le pregunta:
-¿Cómo te has hecho ese corte en la frente?
-Me he mordido sin querer...
-¿Cómo te vas a morder tan arriba?
-Es que me he puesto de puntillas.

5 comentarios:

Isabel Romana dijo...

Ese bar es de lo más divertido. Me gusta. Besitos.

Ludovica dijo...

Saben aquell que diu...¿Puedo puedo? ¿Me dejas contar un chiste?
Esto es un "deformao" que va por la calle y un hombre le grita: -¡eehhhhh,DEFORMAOOOO!
Y le dice el deformao agarrándose la axila: -Chúpame los cojones
Me contratas para el bar o qué?JEJE

indigo dijo...

Otro bar: a éste llega un click de famobil y pide
-Una fanta, por favor.
-¿De naranja o de limón?
-Da igual ¡pa echármela por la espalda!

Besito fresquito.

fgiucich dijo...

Muy divertido (II). Abrazos.

Persio dijo...

isabel romana, humor embotellado ;)

ludovica, jejeje, ¡contratada de gogó!

indigo, jaja, gracias por el humor refrescante.

fgciucich, ¡abrazos!