viernes, 6 de febrero de 2009

Rosa Regás quiere la pasta de su negro



J.J. Armas Marcelo dixit:

Una inverosímil premiada escritora catalana, con «negro» y todo, fue contratada para dar una conferencia sobre Quevedo en un lugar de cuyo nombre no quiero acordarme ahora. La señora aceptó, y luego le pidió a un amigo que le hiciera de «negro», que le escribiera el discurso porque ella no sabía nada de Quevedo. Su amigo se escurrió como pudo, y entonces la impostora se sacó de la manga una amiga que sí sabía de Quevedo. La amiga de la señora dio la conferencia sobre Quevedo y la señora la acompañó. ¿Por cortesía? No exactamente. Al final de la conferencia, la Fundación que la había contratado le pagó a la amiga de la señora los emolumentos del acto. Y entonces, ante el asombro de los organizadores, la señora escritora catalana tan odiada en Madrid, según ella, reclamó su dinero afirmando en voz alta que ella había renunciado a dar la conferencia, «pero no a cobrarla». Y se la pagaron también a ella... Tengo para mí que el nombre de la figura que merece tal comportamiento está más allá de la simple maldad. Que se cobre (y que se pague) una conferencia a alguien que no la da, ¿cómo se llama ese oxímoron?
De casos como este que acabo de citar (de hacer la confidencia pública, para que me entiendan el oxímoron) está la vida de la señora escritora llena. Ahora amenaza con un libro vengativo contra quienes le hicieron «su vida imposible» en Madrid: tanto daño me hagas como miedo te tengo. Y el confidente electo, ¿no sabe a estas alturas que los dados con los que Dios juega con el universo están marcados? Leeré los rebuznos escritos de la impostora cuando en su momento salgan a la luz de las librerías. De lo que de antemano estoy seguro es de que ni ese libro ni ningún otro de la señora quedará en la memoria de los lectores una semana después de haber intentado su lectura con los mismos esfuerzos que hay que hacer para ir a las Olimpiadas. De lo que estoy seguro de antemano es de que la señora no sólo no sabe nada de Quevedo, sino que ni siquiera sabe redactar. ¿Cómo va a saber escribir y cómo, además, va a saber escribir un libro? Y, sin embargo, está premiada varias veces...
En mis memorias de verdad (me estoy divirtiendo cada vez más), la señora queda como lo que me pareció desde que la conocí, hace más de cuarenta años: una impostora. Ella era ya una galletona mitificada por la estupidez de algunos de sus amigos y por la blandura de bastantes de sus hombres, los mismos que fueron ascendiéndola al nivel de las estrellas cuando todos ellos sabían (y ahora lo saben mucho más) que no era más que una vampiresa insaciable que se alimentaba del prestigio de sus amoríos públicos.

10 comentarios:

Belén dijo...

Buf, el mundo literario da por culo a veces...

besicos

Metis dijo...

se ve que hay crisis para todo.

que verguenza ajena señor!!

Ogigia dijo...

haces muy bien en contar esto, t elo aseguro...no sólo ocurre con esta escritora...

fgiucich dijo...

Cuánta porquería hay en la viña del señor. Abrazos.

Persio dijo...

belén, si sólo fuera a veces...

metis, buitres que se abanlanzan sobre el dinero. Y eso que algunos no lo "necesitan" y parece que la crisis le pasa por encima.

ogigia, cuenta, cuenta... ¡cuenta!

fgiucich, abundantemente dispuesta, la porquería.

Sangre dijo...

tiene cara de innoble...de resto no la conozco ni me interesa...
Un saludo agradecido por pasarte por mi casa.

Anónimo dijo...

Hoola Persio :) resulto ser muy interesante su espacio y le felicito :), le agradeceria y a la vez seria muy
grato si podriamos realizar intercambio de enlaces. Nuestra pagina para que ustedes nos enlacen es http://www.easycreate.es/ titulo: Diseño Web Bilbao
y nuestra web para intercambios es http://www.easycreate.es/links.asp
Espero su respuesta, muchas gracias seo@easycreate.es

toupeiro dijo...

¿Por que será que los catalanes tienen esa fama?

Lector Iracundo dijo...

Es posible que ya conozcas una crítica acompasada que le hicieron a esta señora:

La canción de Dorotea (Rosa Regás).

Es un libro con el que ganó el infame Premio Planeta.

Recomendarte también mi blog, y en particular:

Crítica acompasada del discurso de ingreso de Javier Marías Franco en la Real Academia Española.

Bochornosa Breda. Crítica acompasada de El sol de Breda (Arturo Pérez Reverte, Editorial Alfaguara).

Ojos azul billete, crítica acompasada de Ojos azules, de Arturo Pérez Reverte (Editorial Seix Barral).

Autopista al infierno, crítica acompasada de Esperadme en el cielo, de Maruja Torres (Premio Nadal 2009, Ediciones Destino).

toupeiro dijo...

Ahora con la subida del Iva querra cobrar en negro la pasta del negro.
Que negro porvenír nos espera.