domingo, 2 de diciembre de 2007

Narciso y el espejo de agua



Narciso era hijo de una ninfa azul llamada Liríope. Su madre, al nacer, había sido advertida por el adivino Tiresias:
-Tu hijo vivirá muchos años…, con la condición de que nunca se conozca a sí mismo.

Narciso creció y se convirtió en un bello muchacho. Las ninfas estaban enamoradas de él; pero él no hacía caso a ninguna.
Un día, Narciso fue al bosque a cazar ciervos. De cerca le seguía la ninfa Eco, que, por supuesto, también estaba enamorada de él (como todas).

Eco solamente podía repetir las voces de los demás, pero no podía empezar una conversación… Así que no sabía cómo declararle su amor a Narciso.
Cuando éste se encontró perdido en el bosque, gritó:
-¿Hay alguien por aquí?
Y la ninfa Eco contestó:
-¡… aquí!
Y Narciso:
-¡Ven!
Y Eco:
-¡Ven!
-¿Por qué no vienes?
-¿Por qué no vienes?
Narciso creía que se burlaban de él; así que se marchó y siguió adentrándose en el bosque (para perderse más). Y Eco se sintió disgustada y rechazada por la marcha de Narciso. No había podido declararle su amor…
La diosa de la caza, Ártemis, escuchó los lamentos de Eco y pensó que ya estaba bien... Narciso nunca entregaba su amor a nadie… Así que hizo que se enamorara de la primera persona a la que viese.

Narciso, perdido en medio del bosque, agotado y sediento, llegó a un arroyo de aguas claras. Cuando se arrodilló para beber, vio su rostro reflejado en el agua. Y se enamoró de sí mismo.
Se gustaba tanto que acercó su rostro al espejo de agua para darse un beso…
-¡Chasss!
Y cayó al arroyo.

Y todos los animales del bosque que lo vieron no dejaron de reírse desde entonces. Y estos animales contaron la historia a otros animales. Y la historia fue corriendo..., y el tiempo pasando…, y así ha llegado el cuento hasta aquí, en forma de rumor.

25 comentarios:

Lágrima del Guadiana dijo...

Quizá sea mejor hundirse que no saber qué esconde tu reflejo...

Belén dijo...

Quizá si no le hubiera llamado la ninfa...

Cosas que pasan... :)

Besos!

modes amestoy dijo...

una buena leyenda para explicar algunos comportamientos.
Un abrazo

Carlos Martinez dijo...

Eso si que es un cuento chino seguramente inventado por un feo. En mi pueblo esos narcisos son los que se llevan las ninfas al agua.
Luego ellas dicen que es que era un creído, y ellos que es marica. Así nos vamos consolando los que no nos comemos un rosco...

clipper dijo...

a quien se le ocurre darle un beso al agua..si es que hay gente pa to eee jajjaja!
A mi me da mucha rabia la gente nercisista...uff es que no puedo con ellos ee

Gon dijo...

Lamentablemente el narcisismo es una práctica muy extendida hoy en día.

El post genial, como siempre ;)

Saludetes!

ISOBEL dijo...

mira que somos, que sera feliz si no se conoce(claro si para una vez que se ve, se ahoga) y no entrare en mas divagaciones, que eso de conocerse...tela.
que se enamore de la primera persona que vea...
que le dejen tranquilo al pobre, que le tienen que estar pitando los oidos

LUIS AMÉZAGA dijo...

No esperaba menos del hijo de una ninfa azul. Eco, eco...

Margot dijo...

Enamorarse de sí mismo ya tiene tela pero encima hacerlo de su reflejo... pobre Narciso!!

Que levante el dedo el narciso que todos llevamos dentro, eso sí, jeje.

Un besote!!

Maki dijo...

esta bien quererse,
pero con cuidado de no ahogarse.

:)

un beso.

Persio dijo...

lágrima del guadiana: pero sin dramatismos :)

belén: La culpa fue del chachachá...

modes amestoy: hasta estos tiempos siguen llegando los reflejos de los personajes "de leyenda"...

carlos martínez: jeje. Chiscas al huerto y ninfas al agua.

clipper: ¡narcisistas, pisaverdes,...!

gon: gracias. Hay que extirpar ese tipo de prácticas... "¡Fuera cremitas, metrosexuales!".

isobel: pues mejor no conocerse. Como decía Gracián de los leones: visto uno, vistos todos.

luis amézaga: las ninfas azules son muy elitistas... Hijo, con una de esas, no.

margot: levantado :)

maki: leído con seriedad, el mito tiene mucha sustancia...

Saludosss, amigosss

METIS dijo...

si es que la mujeres siempre tenemos que tener la culpa de todo...

Ogigia dijo...

¿quién no es narciso?

Sureña dijo...

Me encanta la mitología, y la leyenda de Narciso, concretamente, parece que se retiene con más facilidad, aunque no recuerdes la totalidad de la historia, la base se te queda grabada por siempre..., ¿será por el montón de narcisos que hay sueltos por ahí?

Un beso!!

Fujur dijo...

Estoy de acuerdo en que todos somos un poco narcisistas. Una de las, pocas, cosas que me gustan de cierto actor, presumido, asturiano es aquella que contó sobre cómo su madre le recomendaba mirarse cada día al espejo y decirse para sí mismo: "cómo puede haber nacido una cosa tan bella", por lo menos que se lo dijera él pues nadie se lo iba a decir con tanta sinceridad. ;-)

kabukimen dijo...

Que malo es ser Narcisista

un tordo dijo...

querido Persio,

acá el NO, y sus ecos: NO, NO, NO, NO; NO, NO, NO, NO, NOOOOO...

puso en su sitio al tirano,
y estoy feliz por mi país y por mis hijos.
un abrazo
E.

Evinchi dijo...

Creo que es el mismo mal de muchas de hoy en día.

Un besito, gracias por pasarte y comentar en mi blog, bienvenido.

Ludovica dijo...

¿Qué es más "problemático", conocerse o no conocerse?

carlota dijo...

Pobre Narciso...y pobres de los que como él, hoy en día, se pasan todo el día mirándose al espejo...y es curioso...hoy en día hasta se aplaude al narciso actual, una especie de "metrosexual". Un abrazo, Persio.

Persio dijo...

metis: sobre todo las ninfas azules :)

ogigia: ¿yo? :)

sureña: ¡En la mitología está todo!

fujur: ¿Y no se rompió el espejo?

kabukimen: Malo, malo.

un tordo: ¡Comparto tu felicidad! ¡Enhorabuena!

evinchi: Narcisas & cía. (La cía. son los Narcisos...)

ludovica: ¡Conocerse! O creer conocerse...

carlota: Narciso renace en nuestros tiempos.

Un abrazo

bajamar dijo...

qué bonita historia...bonita de amena y bien narrada

no sé por qué se me ocurrió pensar, tratando de entender el origen de ésta historia, que talvéz hubo un tiempo en ésta cultura en que cuestiones como la autoestima eran mal miradas...?? no sé, ( yo y mi gato de cinco patas)...pero todas las fabulas e historias habrán tenido su razón de ser supongo...algo parece no cambiar si, la gente tan habladora oye :)

si, si. mecallo, un beso

Persio dijo...

Muy interesante tu reflexión sobre la autoestima, Bajamar. Yo también creo que antes no sabían nada de estos conceptos. No les importaban estas ¿tonterías? No eran ombligocentristas...
Saludos a tu gato de cinco patas. Qué curiosidad. Hazle una fotillo, anda.

Un fuerte abrazo

rolocine dijo...

Bueno, recién me he dado con que has cambiado a blogger, muy bien y como tu dices, se trabaja menos que ftpeando en servers.
Hoy nos creemos en centro del universo, no precisamente en un sentido poético como la conceptualización filosófica que alberga tremendo relato. Hoy somos más frívolos y críticos y, a mi entender, siempre deberíamos mirarnos en aguas calmas...
Un abrazo!

Persio dijo...

Lo malo de las aguas calmas es que nos vemos demasiado :)