martes, 4 de diciembre de 2007

Libros sin tasa



Las Cortes Generales, reunidas en Toledo en el año 1480, publicaron la primera Ley de la Propiedad Intelectual de España, en la que se dice que:

Considerando los Reyes Católicos cuánto era de provechoso y honroso que a estos sus Reinos se truxesen libros de otras partes, para que con ellos se hiciesen los hombres letrados, y porque de pocos días a esta parte algunos mercaderes nuestros naturales y extranjeros han traído, y de cada día traen libros buenos y muchos, los liberaron de todo derecho, disponiendo que todos los que se introdujeren por mar y tierra no satisficiesen ni almojarifazgo, ni diezmo, ni portazgo, so pena de que el que lo contrario hiciese, cayere e incurriese en las penas en que caen los que piden y llevan imposiciones vedadas.

Ea, que haya libertad comercial para las mercaderías… y para el libro (cual otra mercadería).
Y que nuestro Padrino-Estado no nos proteja tanto, anda.

Visto en Hay que leer más

8 comentarios:

Sureña dijo...

Pues oye, si ya lo dijeron los Reyes Católicos...

No a las tasas!! :))

Un beso!

cruzcampero dijo...

Si sólo ganara el que lo escribe y el que lo imprime estarían regalaos!

Pero me da a mi que esa ley anda ya en desuso no se porqué...
Un saludo!

Persio dijo...

Sureña: ¡Me uno a ese slogan!

Cruzcampero: No puede trabajar gratis el resto de la cadena de producción... Está claro que hay unos costes. Pero éstos podrían reducirse drásticamente en un mercado donde primara la competencia y no el precio fijo del libro.

Saludosss

juan rafael dijo...

Pues al loro, que he leído que quieren aprobar una ley en la que por sacar libros de la biblioteca quieren cobrar 0,20 € por pieza.

susana dijo...

joe pa un vicio que tengo...

Persio dijo...

juan rafael: pues los va a sacar su padre.
El Estado siempre pensando en el fomento de la cultura y en no recaudar :)

susana: ¡vivan los vicios sin tasa!

Un abrazo

Anónimo dijo...

Si no hubiera precio fijo os garantizo que se cerrarían todas las pequeñas librerías del mundo y con ellas irían de cabeza al paro todos los libreros, distribuidores, comerciales y autores.

¿O es que pensáis que en Alcampo ibais a encontrar libros de Sófocles?

Un saludo,
R.H.

Persio dijo...

O sea, que tenemos que subvencionar a los libreros para que nos vendan los mismos bestsellers en sus estanterías que los grandes centros.

La variedad está en la FNAC. Sófocles incluido.

El intervencionismo en la cultura termina en el apesebramiento de los intelectuales.