miércoles, 26 de septiembre de 2007



-Déme esa cabeza de cerdo de allí.
Y el carnicero contesta:
-Perdone señora, pero eso es un espejo.

Leído y reído en El blog de Hormigón.