domingo, 20 de abril de 2008

En la consulta médica



En la consulta, los pacientes buscamos un poco de alivio, unas palabras de aliento. Nunca vienen mal, ya lo sabéis. Aunque, pensándolo bien, sólo quien ha comido ajo puede darnos una palabra de aliento…
-Doctor, tengo complejo de fea.
-De complejo nada, so monstruo.
La mujer insistía en buscar una solución a su bella cara:
-¿Estos granos que me han salido son por culpa del tiempo?
-Del tiempo que hace que no se lava…
Pobre mujer, el doctor no tenía tacto…
En fin, que la señora venía con su hijo. ¡A ver el hijo! Pequeño, pantalón corto, con cara de malas pulgas. El chico estaba desmejorado...
-Mi hijo no se encuentra muy bien...
-¿Ha pasado la escarlatina?
-Mientras estaba en la sala de espera no ha pasado nadie…
La señora andaba un poco despistada. Con tanta conversación ya se le había pasado el turno:
-¡Que pase el siguiente!
Decía el doctor.
-Hombre, Romualdo, ¿cómo se encuentra?
-Me duele mucho esta pierna…
-Eso es cuestión de la edad.
-Pero la otra tiene la misma edad y no me duele…
Vaya, el hombre tenía respuesta para todo. Habría que acudir a la medicina tradicional (con carácter retroactivo):
-¿Se tomó la medicina que le receté?
-No. En el frasco ponía: manténgase bien cerrado…
Romualdo era un paciente de difícil tratamiento. Y el doctor tomó una solución drástica.
-Si la medicina no ha funcionado, habrá que operar…

Durante la operación, el cirujano le decía a Romualdo:
-¿Lo ve? No ha querido usted anestesia para amputarle la pierna y ahora no para de chillar porque le duele.
-Qué va doctor. Es el ruidito de la sierra, que me da dentera.

13 comentarios:

Sureña dijo...

Está claro que Romualdo tenía respuesta para todo, respuesta...y aguante...

Besos

Metis dijo...

con lo que me gustan a mi los medicos grrrrr.... (con perdon, por si hay alguna, pero los de mi ciudad no son de lo mejorcito precisamente.. si yo te contara...)

besos

Belén dijo...

Gracias por las risas jajajajaj!!!!

besos...so monstruo!

juan rafael dijo...

¡Cómo está últimamente la Seguridad Social!

Juanjo dijo...

Jaja jopetas tío no se cómo te lo montas pero cada vez que me paso por tu blog me parto la caja.
Saludos interestelares!

Peggy dijo...

No hay nada como un doctor que diga las verdades ...So monstruo .....;) jjaaaaa
toda la mañana riendome

Toupeiro dijo...

El ruido de la sierra es como el de la tiza en la pizarra o el de la mano restregando la mesa. Entiendo bien al pobre Romualdo.

Isabel Romana dijo...

Que no falta el buen humor. Me ha gustado especialmente el señor Romualdo, porque a mì también me da dentera el ruido de la sierra. Besitos.

LUIS AMÉZAGA dijo...

Donde esté la medicina naturista o nudista.

Persio dijo...

sureña, Romualdo estaba curtido y aserrado por la vida.

metis, cuenta, cuenta.

belén, ¿so monstruo? :( Y luego :)

juan rafael, a lo que vamos.

juanjo, reparemos la caja, pues.

peggy, lo celebro. Lo mejor que se puede hacer por las mañanas, recién levantado, visto el mundo, es reirse.

toupeiro, no sabía que la mano sobre la mesa también produjera dentera. Voy a probarlo ;)

isabel romana, sobre todo contra la pierna ;)

luis, enfermeras nudistas para distraernos del hombre de la bata blanca y serrucho amenazante.

Un abrazo

SOLOYO dijo...

Vaya atajo de surrealismos! jajaja
Genial.

Alu dijo...

Este blog es la caña, jaja me parto!

Persio dijo...

soloyo, surrealismos suberráneos :)))

alu, gracias, je.

Un saludo